Francis Paniego, nuevo Embajador del Valle Salado de Salinas de Añana (Álava)

Francis Paniego es desde hoy, 2 de junio de 2017, Embajador del Valle Salado de las Salinas de Añana (Álava), lo que conlleva que el restaurante Echaurren de Ezcaray da nombre a una de las 5.500 eras que componen este espectacular centro de producción e interpretación de la sal natural.

La primera acción del nuevo Embajador del Valle Salado ha sido la inauguración de la Cosecha de Sal de Añana 2017 en un acto público celebrado en la propias salinas. La Fundación Valle Salado de Añana, responsable de la recuperación y puesta en valor de las salinas de Añana, quiere de esta forma reconocer una vez más a los cocineros que están contribuyendo a difundir y promocionar la Sal de Añana y por extensión el Valle Salado.

La Sal de Añana está considerada como una de las mejores del mundo. Además de por Francis Paniego, su calidad está avalada por otros importantes cocineros internacionales: Martín Berasategui, Pedro Subijana, Joan Roca, Andoni Luis Aduriz, Eneko Atxa, Dani García, Diego Guerrero, María Marte y Patxi Eceiza. Todos los chefs embajadores colaboran con el Valle Salado y la Sal de Añana de forma absolutamente desinteresada.

Tras las palabras de Andoni Erkiaga, director gerente de la Fundación Valle Salado, y de Ramiro González, Diputado General de Álava, Francis Paniego ha querido agradecer el gesto que ha tenido con él y con el Restaurante Echaurren la Fundación alavesa.

“Quiero daros sinceramente las gracias. Me hacéis un honor muy grande, que agradezco de una manera muy sincera porque sois una comunidad que admiramos muchísimo. Uno de los motivos de admiración profundo que siento es porque sois capaces de poner en valor un espacio así, con toda su historia y todo lo que hay detrás. Que hayáis sabido poner en valor un ingrediente tan importante como es la sal.”

“También quiero agradecer -siguió Francis Paniego- que hayáis querido nombrar embajador a un riojano, a un vecino vuestro. Es muy probable que el itineriario que seguía esta sal iría más allá de las peñas de San Felices. No estáis haciendo más que continuar la historia y yo me comprometo a contribuir a que La Rioja conozca este producto, que es único”. 

Por último, Francis Paniego resaltó su agradecimiento “porque hayáis puesto delante de este reconocimiento a otros muchos cocineros. Un momento como este es el que da verdadero sentido a la labor de un cocinero. Con tanta banalización del cocinero como hay hoy en día, este es uno de los momentos en los que cobra sentido nuestro trabajo, con la posibilidad de ser embajador de un producto como este y poder difundir el trabajo de todo este pueblo. Quiero resaltar mi compromiso con el Valle Salado y con su trabajo, que defenderé a muerte”.

 

 

La Sal de Añana es fruto de la evaporación natural de la salmuera procedente de los manantiales del Valle Salado, un paisaje insólito en recuperación formado por miles de plataformas o eras, canales, pozos y almacenes. Su forma de cristalizar es resultado de tres factores: el sol, el viento y las técnicas tradicionales de los salineros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*