En noviembre de 2011, Francis Paniego veía cómo El Portal del Echaurren mantenía su estrella Michelin de entonces y como sumaba una más como asesor en el Restaurante del Hotel Marqués de Riscal.

Al hilo de aquel acontecimiento y antes de que El Portal lograra su segunda Estrella, Francis escribía en su blog Avecescuandopiensodemasiado:

“Los cocineros sabemos muy bien lo que hay detrás, lo que significan esos simbolitos, lo que quiere decir una estrella Michelin. Las renuncias que conllevan y los sacrificios que suponen. La renuncia a ser entendido por todos, para sólo ser comprendido por unos pocos. De igual manera que no todos los libros son bestsellers, no todas las películas se convierten en taquillazos, ni toda la música se traduce en superventas. El camino que en España nos muestran las estrellas Michelin, no siempre es de rosas, sino que muchas veces se traduce en incomprensión y espinas.

Michelin ha conseguido no solo sintetizar todas las buenas cualidades que atesora  un buen cocinero, sino además darle carta de valor, de papel timbrado. La estrella es ante todo, un sello de calidad, un distintivo que supone una garantía para un número no demasiado abundante de un público ávido de vivir experiencias en torno a una mesa. Para disfrutar, degustar, apreciar, incluso intentar comprender el trabajo concreto del autor.”

Logroño tiene, por fin, su primer establecimiento con una estrella Michelin. El pasado miércoles, 22 de noviembre de 2017, Félix Jiménez del restaurante Kiro Sushi se enfundaba la chaquetilla de chef que le acredita como merecedor del reconocimiento quizá más anhelado por cualquiera de sus compañeros de profesión. Un restaurante especializado en cocina japonesa abierto ahora hace exactamente dos años y que más allá de los platos que delicadamente prepara Félix a la vista de los diez comensales que admite por pase, constituye una experiencia amable, exquisita y enriquecedora.

Tras conocerse la noticia, Francis Paniego desde la gala de la Guía Michelin en Tenerife asegura al periodista Pablo García-Mancha: “Es enorme, muy grande para La Rioja y para nuestra cocina. Que un tipo abra un restaurante tan especial como es ‘Kiro’ en Logroño, tan devoto de una clase de cocina tan singular y con tantísimo nivel es una noticia extraordinaria para nuestra gastronomía.”

El otro cocinero riojano ‘estrellado’ Ignacio Echapresto, de Venta Moncalvillo, iba más allá y auguraba más estrellas para Félix: “Me alegro mucho por Félix y estoy plenamente convencido de que pronto conseguirá la segunda porque es algo fascinante lo que logra en cada servicio. Es de un nivel sensacional y demuestra que es posible alcanzar las metas que uno sueña si se entrega en cuerpo y alma a dicho fin.”

Y el galardonado, también a través de los artículos de García-Mancha, expresaba así su felicidad: “Es una emoción increíble. No tengo palabras para expresar lo que siento con un reconocimiento tan maravilloso como supone una estrella Michelin. Creo que más allá de la sorpresa y de la ‘rareza’ del proyecto, la realidad es que muy positivo para todos. En primer lugar que Logroño tenga una estrella es buenísimo para la restauración de la ciudad. Siempre se hablaba de que ésta era una ‘plaza’ muy difícil para proyectos que se salieran de lo habitual, pues ésta es una demostración de que es posible. Veo que hay gente que lo está haciendo maravillosamente bien y espero que esto les motive todavía más para seguir adelante con sus sueños.”

Lo que es evidente es que si usted pertenece a ese público “ávido de vivir experiencias en torno a una mesa“, la visita a Kiro Sushi es más que obligada.

Toda la información referente al restaurante la podéis encontrar en www.kirosushi.es