Echaurren Hotel Gastronómico, resultó ganador del ‘I Campeonato Mundial de Callos’ celebrado en el Restaurante Naguar de Oviedo de Pedro Martino. No lo esperábamos, pero gracias.

El sábado 18 de febrero de 2017 trajo hasta nuestra casa una noticia de la que todavía nos intentamos recuperar. Pedro Martino, del Restaurante Naguar de Oviedo, nos había solicitado unos días antes que participáramos en el ‘I Campeonato Mundial de Callos’ que organizaba en su casa. ¿Cómo decirle que no a un amigo? Con ilusión, por supuesto, enviamos nuestros callos. Y resulta que desde más o menos las tres de la tarde del sábado 18 de febrero de 2017, esos, nuestros callos, dicen que son los mejores del mundo.

Sorpresa, agradecimiento, alegría, perplejidad y después los pies en el suelo. No son los callos nuestra especialidad. Seguimos la receta de Marisa Sánchez, nuestra madre, que al mismo tiempo la aprendió de su madre, la hemos tocado lo justo y la verdad es que no nos queda duda de que están ricos, muy ricos.

Carlos Maribona, gran crítico gastronómico y miembro de aquel jurado que luego les describiremos, dijo en su crónica ‘Callos de campeonato’ que pueden leer aquí: “Vaya callos. Melosos, bien ligados, elegantes, en su punto perfecto de cocción, con mucho sabor. En esa casa riojana se guisa muy bien. Y ahí está este merecido premio.”

 

Junto a la pluma que está detrás de Salsa de Chiles, se sometieron aquel sábado a la cata a ciegas los también críticos Eufrasio Sánchez y Juan Duyos y los chefs Pepe Ron de Bar Blanco Restaurante, Gonzaño Pañeda de Restaurante Auga, Jesús Sánchez, del Cenador de Amós,y Nacho Manzano, de Casa Marcial.

Todos ellos decidieron que por su textura y sabor, Echaurren Hotel Gastronómico se merecía llevarse a sus vitrinas el Vaquicerdo de Oro que bien podía haber ido a parar a quienes nos acompañaron en este podium casquero: el restaurante Coure, de Barcelona y El Fogón de Trifón, de Madrid, segundo y tercer premio respectivamente, según el jurado.

Gracias. No podemos decir más.[/vc_column_text]